"Perspectiva histórica del Círculo de Amistad XII de Enero"
 
 
   
Autor: D. Juan Arencibia de Torres (11 de enero de 1998). Socio de honor de la Sociedad.
D. Juan Arencibia de Torres. Socio de honor de la Sociedad.
 
 
 
El 2 de agosto de 1855, nace en Santa Cruz de Tenerife El Recreo, sociedad de patriotas e instructiva de artesanos.
Se instala en una casa de la calle de La Caleta. Un personaje popular y valioso, Cirilo Romero, es su primer presidente.
 
 
Vista antigua de S/CVista antigua de S/CVista antigua de S/CVista antigua de S/C
 
 
En pleno periodo constitutivo de la sociedad, marcadamente artesanal, se admiten también socios jóvenes de la clase media alta santacrucera, lo que degenera en enfrentamientos entre ambos grupos y da lugar a que algunos funden otra sociedad similar que denominan El Progreso.
Se ubica en la calle de la Noria, y Gregorio Carta es su primer presidente.
"El Recreo", instalado en la calle de La Cruz Verde, realiza una labor patriótica y educativa, lo que no es óbice para que organice frecuentes bailes.
Pero hay que destacar que da gran importancia al cultivo de las bellas artes y de las materias necesarias para adquirir una formación cultural primaria. Santa Cruz debe a esta sociedad la formación de una parte importante de los jóvenes de aquellos años.
El Progreso, fundada el 13 de septiembre de 1855, realiza una labor similar.
El Recreo se defiende económicamente mejor, es más popular.
El Progreso está al borde del fracaso, lo que decide a sus dirigentes cambiar de nombre y ubicación. Pasa a llamarse "La Aurora" y en febrero de 1857 se traslada a la calle del Tigre.
Llega a tener un teatro propio y su primer presidente es Rafael Bethencourt, hombre de gran valía, que entre 1871 y 1872 ocupa el cargo de gobernador civil de la provincia de Canarias. Cuenta con salón de baile y biblioteca. Una y otra quieren atraer a un sector de la sociedad santacrucera muy similar.
Cuando organizan un acto importante ponen en aprieto a las autoridades, que se las tienen que arreglar como sea para estar presentes en una y otra entidad.
El colmo de la rivalidad les lleva a celebrar los bailes el mismo día y hora.
En 1861 el presidente del Recreo, Bartolomé Saurín, y el de La Aurora, Rafael Montesoro, acuerdan celebrar los bailes en días distintos.
Así, el Infante don  Enrique María de Borbón, que estuvo en la isla en 1865, asiste a uno en cada sociedad.
También existe el Casino de Tenerife desde 1840. Santa Cruz es demasiado pequeño para tantas sociedades con ánimo de organizar fiestas, lo que trae de cabeza a las autoridades, que en aquellos tiempos trabajan mucho y ganan poco.
El 13 de marzo de 1868 se impone el sentido común: El Recreo y La Aurora se fusionan bajo el nombre de Círculo de Amistad.
Abandonan sus respectivas sedes y se alquila una mansión en la Plaza de la Iglesia.
Se habilita un teatro y empiezan las representaciones que se prolongarán durante más de un siglo. Tiene sala de lecturas, se dan conferencias, los poetas noveles leen sus composiciones todas las semanas y los bailes alegran y dan vida a la juventud santacrucera.
El Círculo crece en número de socios, en dificultades económicas, en problemas humanos y en popularidad. Jamás sociedad santacrucera alguna la superará en vitalidad. Es un foro cultural de primer orden.
En sus salones se escucha el 1 de enero de 1880 el encendido verbo de José Manuel Pulido, la docta palabra de hombres como Alfonso Dugour y Puerta Canseco, o las poesías de Tabares Bartlet, Antonio Zerolo  y Miguel Pereyra.
Ese año nombra Socio de Honor al general Valeriano Weyler, el personaje al que tanto debe Santa Cruz.
general Valeriano WeylerVista antigua de S/CVista antigua de S/C
 
 
Cuando mayor es la actividad social, cultural, educativa y benéfica del Círculo, bajo la presidencia de Gumersindo Robayna Laso,  sobreviene el incendio del 14 de julio de 1892.
Hay que empezar de la nada. Se quema todo.
Los comienzos del siglo XX son los más difíciles.
Menos mal que el Círculo siempre cuenta con hombres dispuestos a renacerlo de sus propias cenizas.
Después del siniestro hay junta general en el Teatro Municipal, en la que están presentes la mayoría de los socios, entre los que figuran las personas más importantes de Santa Cruz.
Se acuerda instalarse en el número 90 de la calle del Castillo, desde donde pronto se pasa a la calle del Clavel, para poco después adquirir una casa en la de San Felipe Neri, y donde en un abrir y cerrar de ojos vuelve por sus fueros.
Resulta increíble que en mayo de 1893 se celebren bailes en la recién estrenada sede con motivo de la conmemoración de la incorporación de la isla a la Corona de Castilla.
Con el incendio se deshacen todas las agrupaciones artísticas y desaparece la documentación.
La luz eléctrica llega al Círculo el 31 de diciembre de 1900, bajo la presidencia de Adolfo Benítez.
Pero la desgracia pone de nuevo a prueba a la entidad.
En la madrugada del 11 de noviembre de 1902 otro incendio destruye parte de la sede de San Felipe Neri y desaparece toda la documentación, lo que supone que entre 1855 y 1902 no exista historial oficial del Círculo de Amistad.
En 1903, Abelardo Molowny y Adolfo Molinero instalan un cinematógrafo. La sociedad cobra 15 pesetas de alquiler por cada proyección.
 
En 1903, Abelardo Molowny y Adolfo Molinero instalan un cinematógrafo
 
 
En septiembre de 1903, pide su fusión con el Círculo la entidad toscalera "XII de Enero", fundada en enero del  citado año y formada por agrupaciones  juveniles cuya sede les queda pequeña.
En octubre son admitidos 500 socios. El 30 de ese mes la junta general refrenda el acuerdo de la directiva y pasa a denominarse Círculo de Amistad XII de Enero.
En ese tiempo la actividad musical y la teatral de la sociedad es trepidante.
Hay baile todas las semanas. Otras actividades importantes son el billar y los juegos de casino.
En 1907 están en marcha las obras de la nueva sede de Ruiz de Padrón.
Al año siguiente, con la sociedad en plena crisis, accede a la presidencia un hombre providencial en su historia: Antonio Delgado Lorenzo, quien decide impulsar la terminación de la nueva sede y moralizar la vida de la entidad.
 
 
sede de Ruiz de Padrón
 
 
A finales de 1908 está prácticamente acabada la estructura del nuevo edificio.
En 1915 finaliza Delgado Lorenzo su función de presidente. Su labor es histórica.
En 1916 el nuevo edificio abre algunos salones, pero la situación financiera, en plena Guerra Europea, es grave.
En 1917 se aprueban los nuevos estatutos en los que la sociedad se define como recreativa, "puesto que su creación tuvo y su conservación tiene por objeto proporcionar a sus asociados las distracciones propias de personas cultas y de esmerada educación, y todas las enseñanzas artísticas sin perjuicio de cooperar, en cuanto sea posible, a todas aquellas obras benéficas y de cultura, que la junta acuerde".
El edificio social radicará en los inmuebles de las calles Emilio Calzadilla número 17 y Ruiz de Padrón número 11.
La Compañía Eléctrica amenaza con cortar el suministro por impago de 1.500 pesetas de recibos atrasados.
El billar se suspende unos meses por rotura de una bola y carecer de repuesto.
Un crédito del Banco Hipotecario permite un respiro.
En 1919 finaliza la I Guerra Mundial y la situación económica comienza a mejorar.
El 20 de diciembre de ese año se inauguran los salones del nuevo edificio con un gran baile.

 

En 1920, año que asume la presidencia D. Ramón Baudet, los precios en la cantina son de este orden :

 

carne asada, una peseta con sesenta céntimos.
Gallina con guisantes, pan y vino, una peseta y noventa céntimos.
El plato más caro es la tortilla de patatas: dos pesetas.

 

1923 es año de disturbios y huelgas. La guerra de Marruecos hace estragos.
No sorprende el golpe de Estado que da el general  Primo de Rivera  en septiembre y que cuenta con el beneplácito del Rey.
Primo de RiveraRicardo Zamora
 
 
Accede a la alcaldía de Santa Cruz Santiago García Sanabria y a la Capitanía General Alberto de Borbón,  duque de Santa Elena, a quien la sociedad homenajea en 1924, como hizo con su padre el Infante don Enrique en 1865.
Todas las dependencias se trasladan al nuevo edificio.
En 1925, 1926 y 1927 sigue de presidente Ramón Baudet y la sociedad va viento en popa.
Además se vive con tranquilidad y alegría en Santa Cruz. Son "los felices años veinte".
En noviembre de 1925 celebra el C. D. Tenerife una junta general en el Círculo.
En 1928 los periódicos insertan el anuncio de que el Círculo ofrece en alquiler su antiguo edificio.
En 1930 dimite Primo de Rivera y se inaugura la Refinería de Petróleos de Santa Cruz, la primera existente en España.
El 16 de julio de 1932 hay un baile en honor de los jugadores del Real Madrid que está en Tenerife con todas sus figuras, Ricardo Zamora incluido, y que no consigue ganar ningún partido al C. D. Tenerife, que tiene un equipo extraordinario.
El 2 de junio de 1935, siendo presidente Rodríguez Sanfiel, hay un espléndido baile en honor de Alicia Navarro, Miss Tenerife, que acaba de ser elegida Miss Europa.
Ese año fallece el gran alcalde García Sanabria.
En marzo de 1936 llega destinado como comandante general Francisco Franco y el 18 de julio tiene lugar el alzamiento cívico militar que degenera en la guerra civil que enfrenta a la mitad de España contra la otra mitad.
En 1937 accede a la presidencia  Ángel Juan Togores,  por renuncia de Elías Ramos.  Poco después es elegido por aclamación Domingo Cambreleng.
En 1938 el aclamado es Ramón Baudet Oliver.
Terminada la guerra la sociedad recobra su actividad.
Termina la guerraRamón Baudet Oliversala de pintura de la SociedadPartidas simultaneas de ajedrez
 
 
Vuelven las veladas artísticas y musicales. Los bailes se convierten en el gran atractivo de los jóvenes.  El billar cuenta con numerosos participantes y la sección de ajedrez adquiere gran relevancia.
En 1942 se organiza un orfeón.
En 1944, año en el que se crea el D.N.I., la sociedad trae al gran maestro del ajedrez Alekine para jugar tres partidas simultáneas por 3.000 pesetas.
En 1945 preside la Sociedad D. Antonio Bello Alonso. Es un buen año: termina la II Guerra Mundial.  En marzo se crea la sección de pintura.
En 1946 un equipo de tenis del Círculo interviene en un campeonato provincial.
En 1949 Antonio Bello presenta un ambicioso proyecto de obras de mejora.
Se instala el ascensor y comienza a practicarse la esgrima y el folklore isleño en el Círculo.  La fiesta de fin de año es en el "Parque Recreativo" por causa de las obras.
En mayo de 1950 las fiestas se realizan en el "Frontón".
Antonio Bello es sustituido por Rafael Arnay,  lo que sorprende a todos, dada la gran labor que realiza.  Se debe a que el gobernador civil no acepta la directiva que encabeza. Cosas de otros tiempos.
Ese año visita las islas el Jefe del Estado Francisco Franco.
El recibimiento es multitudinario. Las obras siguen y el baile de fin de año vuelve al "Frontón".
Antonio Bello preside de nuevo en 1951 y la reforma va a un ritmo acelerado.
El 12 de junio de 1951 muere el general  García Escámez,  querido por todos los canarios y Presidente de Honor del Círculo de Amistad.
general García EscámezCarlos AriasJulian Marias
 
 
El 3 de mayo de 1952 se inauguran las nuevas obras de la sociedad.
Entre los asistentes está Carlos Arias, gobernador civil de la provincia y futuro presidente del Gobierno español.
En 1953 da una conferencia el filósofo Julián Marías.
Para conmemorar el primer centenario de su creación organiza toda clase de eventos.
Cuantas dificultades, alegrías y sinsabores para llegar con buena salud a los cien años.
Tiene lugar el baile de la "Media Naranja",  varios conciertos de la Orquesta de Cámara de Canarias, una conferencia de Martínez Viera sobre la historia del Círculo, la fiesta de La Verbena de la Paloma, un baile en el que se debe vestir el traje típico de alguna nación hispanoamericana  y un homenaje a  Amparo Rivelles, Premio Nacional de Teatro.
Entre el 11 y el 20 de diciembre de 1955 está en el Círculo lo mejor del mundo artístico de la isla, representado por la soprano Julita Hernández, las señoritas Mañero, María Luisa Delgado, Juana Zoila Díaz, Susana Valle, la Orquesta de Cámara, el coro infantil La Paz de La Laguna, la soprano Libertad Álvarez, el maestro Borguñó, etc.
Al baile de fin de año asisten dos mil socios.
Durante 1956 hubo en la sociedad 47 bailes de noche, 28 festivales artísticos, 12 homenajes, 69 bailes de tarde, dos bailes de etiqueta y 31 proyecciones de cine.
¿Alguna sociedad tinerfeña puede superar este bagaje?
Mientras, brillan con luz propia las secciones deportivas: billar, ajedrez y tenis de mesa.
En 1957 visita la sociedad la Princesa Carolina Matilde de Dinamarca y D. Camilo José Cela da una conferencia.
Princesa Carolina Matilde de DinamarcaD. Camilo José Cela
 
 
El equipo de Tenis se proclama campeón regional.
Ninguna sociedad canaria puede competir con el Círculo en el incremento de socios.
Tantos son, que el 31 de diciembre de 1957 tienen que habilitarse los viejos salones de Emilio Calzadilla para despedir el año.
En 1958 destacan las conferencias de Pedro Laín Entralgo, Dulce María Loinaz, Dámaso Alonso y Alfredo Malquerie.
El baile del "Estampado" resulta un éxito.
En 1961 terminan las obras de reforma.
Sólo queda por ejecutar la terraza de verano que entra en servicio en 1963, año en que más destaca el  Cuadro Artístico de la sociedad  y en el que se crea la Coral de Cámara.  Ese año pronuncian conferencias la actriz Pepita Serrador y el escritor Ignacio Aldecoa.
 
la terraza de verano que entra en servicio en 1963
 
 
Hay exposiciones de pintura y se homenajea a los artistas Conchita Bautista, Rosita Moreno, Marisol Ayuso y Fernando Sancho.
En 1962 exponen su obra en el Círculo los caricaturistas Martínez, Beuster, Niebla, Galarza, Mesa, Josele, Esteban, Juan Ramos y Millares, entre otros.
En 1963 el presidente es Pedro Rodríguez Trujillo y se homenajea a los artistas Nuria Espert y Armando Moreno.
Y tiene que ser el Círculo de Amistad la sociedad que en 1964 homenajee a José María Tarridas, autor del mundialmente conocido pasodoble Islas Canarias.
Y una mención para la agrupación Tronco Verde, que en tan buen lugar dejó siempre al Círculo en los concursos de rondallas de las Fiestas de Invierno.
En 1967 el número de socios se eleva a 3.236. El 19 de diciembre se inaugura el nuevo teatro, con capacidad para medio millar de personas.
Lleno total y palabras del entonces presidente Ruperto Carrillo Tejera, con conferencia de Pérez Minik  y función a cargo del Teatro de Cámara de la sociedad.
Ese año visita la sociedad el ministro Fraga Iribarne.
Examina los planos de las proyectadas instalaciones deportivas, presencia ensayos del Teatro de Cámara y de la Orquesta de Pulso y Púa, visita la Biblioteca, de la que hace grandes elogios, se detiene en los ensayos de la Coral de Cámara y presencia en la terraza una exhibición folklórica del grupo del C.I.T.
Fraga escribe estas palabras en el libro de visitantes ilustres de la sociedad:
"Al Círculo de Amistad con mi más cordial felicitación por el magnífico espíritu de esta sociedad ejemplar. Amistad, cooperación y cultura: admirables factores de la mejor convivencia, deseándoles todo éxito en sus nuevas empresas".
En 1968 actúa en el teatro de la sociedad la agrupación Los Sabandeños y el ballet de Ana María Zubillaga, hay exposiciones de pintura y funciones de la Agrupación Lírica.
En la década de los sesenta, además de las personalidades citadas, estuvieron en la sociedad personajes, conferenciantes y artistas como S. A. R.
La Infanta María de las Nieves Borbón y Parma, el filósofo Julián Marías, el crítico futbolístico Pedro Escartín, Tico Medina, Carlos Lemos, Mary Carrillo, Carmen Sevilla, Irán Eory, José Camps, Víctor Doreste, el maestro del ajedrez Jaime Lladó, el Delegado Nacional de Deportes José Antonio Elola, Dulce María Orán, José Luis Puche, Manuel Alcántara y López Anglada, Premios Nacionales de Literatura, la actriz Luisa Sala, Carmelo García Cabrera,el pianista Erich Andreas, Agustín Millares, Pedro Lezcano, el violinista Agustín León Ara,  Ángel María de Lera, Premio Planeta, etc.
En 1970 el Círculo homenajea a Noelia Afonso, flamante Miss Europa.  La recibe a los acordes del pasodoble Tierra Canaria.
Noelia AfonsoTelesforo BravoCampeonato de España de billar
 
El presidente en funciones Ramón Castilla, que sustituía al dimitido Antonio Quintana, no desaprovecha la ocasión para bailar con la guapísima Noelia, que tenía 19 años, medía 1,78 de estatura y pesaba 58 kilos.
En ese año hubo conferencias a cargo de los profesores Juan Álvarez, Telesforo Bravo, Luis Diego Cuscoy  y Carmelo García Cabrera.
No faltaron intervenciones de tipo folklórico, destacando la presencia de María Mérida y "El Puntero".
En 1971 resulta elegido presidente Ruperto Tejera y en el Círculo tienen lugar los Campeonatos de España de Billar.
En la temporada 1972-73 las actividades artísticas, deportivas, recreativas y culturales en general son numerosas.
Exposiciones de pintura, bailes, torneos de billar, Fiestas de Invierno, Carnavales, competiciones de judo, exposiciones fotográficas, campeonatos de ajedrez, de tenis de mesa,conferencia del presidente de la Federación Española de Fútbol Lafuente Chaos, coincidiendo con las bodas de Oro del C. D. Tenerife, conferencia sobre toros de Gregorio Marañón y Moya.
Hubo función de ópera  con actuación de la soprano Fefi Arregui y el bajo Óscar Monzó, con el grupo de cuerda de la Orquesta Sinfónica de Tenerife.
Y en mayo un festival folklórico con intervención de Sebastián Ramos, los Sabandeños, África Alonso y los Coros y Danzas de la Sección Femenina, presentados todos por la inolvidable Genoveva del Castillo.
El equipo de tenis de mesa se proclama campeón de 2º División.
En 1975 muere el jefe del Estado y poco después la Capitanía General de Canarias remite un escrito al Círculo en el que le comunica que el Estado Mayor Central del Ejército no autoriza la construcción de las instalaciones marítimo-deportivas en la zona de la finca "El Mayorazgo", por encontrarse en la zona de tiro de la batería de costa "Los Moriscos".
Ya con Pablo Corona González como presidente se cancela el proyecto del Mayorazgo.
El 8 de octubre de 1976 se anuncia la compra de terrenos en la llamada "Finca del Morro", situada en el km. 12 de la autovía del sur, en el término municipal de Candelaria.
1977 es un año crucial en la historia del Círculo de Amistad: se coloca la primera piedra de las instalaciones deportivas, que lleva a cabo la empresa Criesa.
En julio la sociedad ofrece un almuerzo a los Condes de Barcelona.
En 1979 el equipo de tenis asciende a Primera División, se abre una sala de bingo en la sociedad para recaudar fondos para las obras de las instalaciones deportivas.
Al año siguiente celebra el 125 aniversario de su fundación y rinde homenaje a los ex presidentes. Están presentes Ramón Baudet, Antonio Bello, Eugenio González Campos, Pedro Rodríguez Trujillo, Ruperto Carrillo y Antonio Quintana.
La mejor noticia de 1980 es la concesión de la Medalla de Oro de la Ciudad.  ¡Ya era hora! El acuerdo lo toma el ayuntamiento capitalino el 2 de enero, para premiar los excepcionales méritos desarrollados por el Círculo de Amistad en sus 125 años de existencia.
 
Esta distinción se une a la Placa del Mérito Turístico que ya posee.  La entrega tuvo lugar el 26 de marzo de 1982.
 
 
Placa del Mérito Turístico
 
 
En noviembre de 1981 visitó la sociedad el ex presidente de Venezuela Edgar Sanabria. El Bingo, que en su momento reportó algunos beneficios, se clausura y los socios recuperan el teatro para las actividades que había sido creado.
En 1983 asume la presidencia otro de los hombres claves que ha tenido la sociedad, Antonio Servando, buen conocedor de los entresijos y proyectos del Círculo, y cuya capacidad, iniciativa y decisión dan los resultados de todos conocidos.
En agosto de 1983 ya se celebran algunas actividades deportivas en las nuevas instalaciones.
 
 
los SabandeñosCarmen Sevillapedro Lezcano
 
El 20 de octubre actúan los Sabandeños  en la reapertura del teatro de la sociedad.  Un éxito total. Mención especial merece el éxito de la Agrupación la Zarzuela del Círculo.  Su actuación en los Carnavales es siempre una nota de calidad y buen gusto.
 
Teatro Social
 
El 3 de agosto de 1985, con presencia de numerosas autoridades insulares, encabezadas por el capitán general, se inauguran las instalaciones deportivas.  Antonio Servando recuerda que asisten al fruto de la obra emprendida diez años atrás por anteriores directivas y habla de un prometedor futuro. La presencia de socios es masiva.
 
Inaguración del club deportivoClub Deportivo de la Sociedad
 
 
Por la noche hay verbena y fuegos artificiales. Detrás quedan ilusiones, trabajos y sinsabores. Un día feliz…
Los directivos y socios recogen el fruto de un trabajo bien hecho, que convierte al Círculo en una de las sociedades con mejores instalaciones de España.  Justo premio al trabajo y a la imaginación.
En 1986 la entidad cuenta con 5.505 socios y adquiere los solares limítrofes de la calle Emilio Calzadilla.
En sus instalaciones se practican toda clase de actividades deportivas y, por supuesto, continúan las representaciones teatrales, exposiciones, artes plásticas, ballet, recitales musicales, bailes, conferencias, etc.
 
Edificio Social de Emilio CalzadillaEdificio Social de Emilio Calzadilla
 
 
En mayo de 1986 hay una conferencia de Federico Mayor Zaragoza.
Al año siguiente, concede al científico tinerfeño Antonio González, Premio Príncipe de Asturias, su insignia de oro y brillantes.
En 1992 me impongo escribir un libro sobre la Historia de esta sociedad y recibo el nombramiento de socio de honor de la misma, junto al gran artista Dimas Coello, quien había decorado desinteresadamente el salón principal.
Ese año, el Círculo recibe otra merecida distinción: La Medalla de Oro de la Isla, que le concede el Cabildo de Tenerife.
 
 
La Medalla de Oro de la IslaLa Medalla de Oro de la Islalibro sobre la Historia de esta sociedad
 
 
En 1994 llega a la presidencia Andrés García Mata, otro gran conocedor de la entidad, y el Círculo continúa creciendo, asentándose con firmeza, y tiene lugar la inauguración de la piscina cubierta y climatizada.
Hoy la directiva la preside Ignacio González López,  hombre de grandes inquietudes.  No sé cómo caben en su cabeza tantas iniciativas, tantas ideas. Es la perenne historia del Círculo, su continua renovación.
Con motivo del bicentenario del triunfo sobre los invasores ingleses de Santa Cruz en 1797, el Círculo organiza unas jornadas de conferencias inigualables, que coordina el socio José Delgado Salazar.
Y hoy vivimos este merecido acto de homenaje a los socios más antiguos, a los que con su fidelidad han sido base y sustento de la entidad.
El Círculo está vivo, más que vivo, está en plena ebullición. Se acerca a la cifra de 7.000 socios.
Es la sociedad recreativa más completa de Canarias y a la que mejor porvenir auguro, porque la imaginación, y el buen gobierno, presiden el que hacer de las distintas directivas que se suceden.
Compañeros y amigos de esta sociedad:  Así como las melodías más nobles suelen ser consecuencia de una  profunda agonía del alma y muchas hermosas flores surgen en nuestras escarpadas montañas, el Círculo de Amistad ha sabido superar las más tremendas adversidades hasta convertirse en la primera de las sociedades recreativas de Canarias.
Sin pretensiones, con humildad, es decir siendo siempre realistas, el Círculo de Amistad ha crecido material, moral y culturalmente a lo largo de 143 años.
Esta bien cuidada sociedad, con sus espléndidos salones, marco de incomparables bailes; magnífico teatro; biblioteca llena de libros, y bien utilizada por los jóvenes, que son el futuro de la sociedad, con su activa sección de billar, juegos de cartas,  dominó, con sus actividades artísticas y culturales de todo tipo, con sus instalaciones deportivas donde el socio disfruta  de sus piscinas, canchas de baloncesto, fútbol sala,  voleybol, bolas y petancas, frontenis, tenis, squash, hockey sobre patines, gimnasio y piscina cubiertos, etc., constituye un orgullo para Tenerife, un ejemplo para las futuras generaciones de lo que puede el tesón y la ilusión de unos hombres que han querido lo mejor para sus familias y para la isla.
Mi respeto y afecto para todos los presentes, mi admiración a cuantos han hecho posible la realidad de esta entidad  y mi agradecimiento al actual equipo rector por haberme concedido el honor de pronunciar esta especie de pregón en un día tan especial.